Sistema Braille

La ONCE (Organización Nacional de Ciegos de España) menciona que el sistema Braille es una herramienta para facilitar la lectura, escritura y acceder a la información en general mediante el tacto. Las personas con discapacidad visual al aprender este sistema de lectoescritura tienen la facilidad de integrarse a la sociedad, así como de poder desenvolverse en cualquier ámbito de manera independiente.

4 de enero

Día mundial del sistema de lectura y escritura Braille.

Esta fecha tiene el propósito de generar conciencia sobre la integración social de las personas con discapacidad visual y con esto evitar cualquier tipo de discriminación. Surge en el año 2000 gracias a la Unión Mundial de Ciegos, un dato relevante es que dicha fecha coincide con la fecha de nacimiento de Louis Braille, quien fue creador de dicho sistema.

El sistema Braille lo define el Consejo Nacional para el Desarrollo y la Inclusión de las Personas con Discapacidad, (2018) como un conjunto de símbolos que permite representar letras, signos de puntuación, números, notación científica, símbolos matemáticos y música. Este alfabeto se compone de seis puntos elevados dispuestos en una matriz de tres filas por dos columnas, con numeración convencional de arriba a abajo y de izquierda a derecha. A través de estas seis posiciones, se logran formar 64 combinaciones distintas.

Es importante mencionar que su lectura se realiza de manera lineal de izquierda a lechera y su escritura se realiza con un efecto espejo, es decir, se escribe al revés. Más adelante te mencionamos ¿Cómo realizar la lectura y escritura en Braille?

El Braille en el contexto escolar

Aprender este sistema en la escuela permite generar empatía hacia la comunidad educativa y general con discapacidad visual. Así mismo, se les da acceso a la cultura escrita en Braille.

Iniciar con este proceso de aprendizaje en los primeros años escolares les facilitará tener una autonomía al momento de buscar información y recursos, al contrario de quienes no tuvieron esas facilidades porque se encontrarán con mayores obstáculos durante su proceso de aprendizaje. Por lo tanto, es recomendable que los alumnos puedan encontrar apoyo en sus familiares y/o cuidadores en sus primeros acercamientos en el Braille.

Andrade Lozada, (2017) destaca que también es requerido hacer uso del Braille como apoyo para acceder al lenguaje escrito, esto con el propósito de incentivar la inclusión y evitar rezagos académicos. En ese sentido, el docente es un apoyo pedagógico y la familia debe colaborar para resolver dudas y corregir errores en la aplicación del sistema, este trabajo colaborativo garantizará que los estudiantes con discapacidad visual aprendan lectoescritura en condiciones de calidad y equidad.

Aprendizaje experiencial en la discapacidad visual

El sentido de la vista en el aprendizaje es importante porque es a través de un aprendizaje sensorial que las personas podemos adquirir un nuevo conocimiento. Las personas discapacidad visual se ven limitados en la en su desarrollo motor, ya que no tienen las mismas facilidades que una persona normo-visual, es decir, alguien que no presenta problemas ópticos (Academia Mexicana de la Lengua, s.f.).

Discapacidad visual en México

Alvarado López, (2023) destaca que “México se encuentra catalogado entre los 20 países con mayor número de personas afectadas por la discapacidad visual, el documento enviado al senado indica que las dos principales causas de la discapacidad visual son los errores de refracción no corregidos, entre estos el 53 por ciento son padecimientos visuales y el 25 por ciento restantes corresponden a las cataratas” (p. 35).

Son diversas las complicaciones que afectan a la sociedad mexicana, por ejemplo, las cataratas, padecer glaucoma, la retinopatía diabética, entre otras. Pero más allá de las causas de la discapacidad, es importante brindar mayores posibilidades de desarrollo intelectual y laboral a las personas con discapacidad, porque la mayoría de ellos, al no encontrar trabajo a causa de su condición y las pocas oportunidades de continuar estudiando, deben deambular para conseguir dinero y adquirir lo que requieren para sostenerse.

Educación formal e informal

Alvarado López, (2023) identifica que el Braille y el Braille integral son diferentes, ya que este último constituye un sistema de lectoescritura compuesto por tres filas y tres columnas de dos líneas verticales, cada una con tres puntos. Todas las filas están numeradas de izquierda a derecha, y al aprender las combinaciones de letras del 1 al 10, se vuelve comprensible, ya que en la segunda fila se añade el punto 3, seguido de combinaciones especiales como la letra “w”. La verdadera dificultad radica en desarrollar el sentido del tacto para la lectura.

En cuanto al Braille integral, se le denomina así porque carece de acentos, es decir, prescinde de la ortografía, donde la diferencia entre la “v” y la “b” no importa. Se le atribuye el término “integral” porque las personas ciegas que lo aprenden inicialmente son capaces de leerlo. Su nombre refleja su composición, letra por letra para formar palabras.

No obstante, es importante destacar que la tecnología es un gran soporte para las personas con discapacidad visual, específicamente la tiflotecnología. La ONCE, (2024) define a esta tecnología como “un conjunto de técnicas, conocimientos y recursos encaminados a procurar a las personas con ceguera o discapacidad visual grave los medios oportunos para la correcta utilización de la tecnología”.

A continuación, te compartimos un vídeo de la ONCE referente al sistema Braille y la educación:

ONCE, (2019). ONCE Educación – Los colores de las flores. YouTube.
Scroll to Top