IA inclusiva

La IA inclusiva se enfoca en los sistemas de inteligencia artificial, los cuales han demostrado ser efectivos en apoyar a estudiantes con diversas discapacidades, como deficiencias visuales o auditivas, así como dificultades en habilidades sociales como el lenguaje y la comunicación, facilitándoles el acceso a la educación. Además, los dispositivos portátiles que emplean IA pueden ser beneficiosos para estudiantes con discapacidad visual al permitirles leer libros y reconocer rostros, contribuyendo así a su aprendizaje y facilitando la interacción social en sus comunidades. Se han desarrollado sistemas especializados para atender a estudiantes con una variedad de discapacidades.

La inteligencia artificial puede ser una herramienta útil para promover la inclusión educativa de estudiantes con discapacidades físicas y cognitivas. La IA puede personalizar el aprendizaje para cada estudiante, ajustando el ritmo de enseñanza, el nivel de dificultad y los materiales de aprendizaje para satisfacer sus necesidades específicas. También puede proporcionar retroalimentación inmediata y adaptar la enseñanza en función de las necesidades individuales de cada estudiante.

Además, la IA puede ayudar a los maestros a comprender mejor las emociones de los estudiantes y a detectar problemas de aprendizaje y necesidades de los estudiantes. Sin embargo, es importante recordar que la IA no debe reemplazar la interacción humana en la educación, y que los maestros y tutores siguen siendo esenciales en el proceso educativo y deben trabajar en conjunto con la IA. Aunque aún falta un marco de políticas concertado y holístico para la IA en la educación, existen compañías que están promoviendo programas de inteligencia artificial con el fin de mejorar la inclusión educativa. [1][2][3][4]

Beneficios de la IA inclusiva

Mediante la implementación de tecnologías de inteligencia artificial, recursos como la Realidad Aumentada, la Realidad Virtual y la Robótica respaldan el proceso de aprendizaje y la participación de estudiantes que enfrentan desafíos relacionados con la salud o la salud mental. Aunque algunas herramientas tecnológicas facilitan la superación de ciertos obstáculos, como las aplicaciones que convierten texto a voz o viceversa, otras se fundamentan en investigaciones y exhiben resultados prometedores. Por ejemplo, estudiantes con autismo tienen la posibilidad de mejorar sus habilidades sociales al interactuar y colaborar con personajes virtuales y objetos digitales en un entorno educativo simulado.

En diversas naciones, las tecnologías de diagnóstico empleadas para identificar requerimientos particulares, tales como dislexia, discalculia, problemas ortográficos o trastorno por déficit de atención con hiperactividad, actualmente se apoyan en dispositivos tecnológicos que aplican técnicas de inteligencia artificial (Biblioteca del Congreso Nacional de Chile, 2021).

Es innegable que nuestro presente y futuro están estrechamente vinculados al extenso desarrollo de sistemas basados en Inteligencia Artificial (IA). La IA desempeñará un papel crucial en nuestra vida cotidiana, abarcando ámbitos educativos, profesionales, de entretenimiento y culturales. En este contexto, los sistemas basados en IA deben cumplir dos objetivos fundamentales: (a) mejorar la calidad de vida al aportar comodidad y bienestar, así como facilitar la ejecución de tareas, y (b) contribuir a la reducción y eliminación de desigualdades y vulnerabilidades sociales.

Relevancia para eliminar las barreras de accesibilidad

Es innegable que nuestro presente y futuro están estrechamente vinculados al extenso desarrollo de sistemas basados en Inteligencia Artificial (IA). La IA desempeñará un papel crucial en nuestra vida cotidiana, abarcando ámbitos educativos, profesionales, de entretenimiento y culturales. En este contexto, los sistemas basados en IA deben cumplir dos objetivos fundamentales: (a) mejorar la calidad de vida al aportar comodidad y bienestar, así como facilitar la ejecución de tareas, y (b) contribuir a la reducción y eliminación de desigualdades y vulnerabilidades sociales.

Para lograr estos objetivos, es esencial considerar de manera prioritaria el impacto de estos sistemas inteligentes en la eliminación de barreras, así como en el aumento o disminución de brechas sociales. Por lo tanto, se requiere una reflexión y acción decisivas para garantizar que la IA sea inclusiva, accesible y basada en un diseño universal.

Una estrategia efectiva para alcanzar estos objetivos implica establecer criterios inclusivos en todos los procesos relacionados con el desarrollo de sistemas inteligentes. Estos criterios incluyen el diseño y desarrollo inclusivo mediante la participación de equipos diversos, que abarquen diferentes géneros, edades, orígenes culturales y personas con diversas discapacidades, entre otros ejemplos.

Bibliografía recomendada

  • UNESCO, (s.f.). La inteligencia artificial en la educación. UNESCO.
  • Inteligencia artificial para facilitar la inclusividad del alumnado, (2023). ddf.
  • Andújar, B., (2023). Inteligencia artificial para facilitar la inclusividad del alumnado. isep.
  • Zapiola, V. L., (s.f.). La Inteligencia Artificial y su uso en la Educación Inclusiva. Agencia Nacional de Discapacidad.
  • EmpowerTIC, (2023). Educación inclusiva: 5 herramientas de Inteligencia Artificial que facilitan el camino. EmpowerTIC.

Autores: Fundación Kichihua A.C. & Dr. José Rogelio Fung Corro

Scroll to Top