Dos años de aprendizajes

La fundación cumple su segundo aniversario y como en el año anterior compartiremos con ustedes los aprendizajes que hemos tenido a lo largo del año. El primer año estuvo lleno de logros y experiencias nuevas, este año fue más de picar piedra, de seguir avanzando y refinando el camino que ya estaba iniciado. Durante este camino nos encontramos con una serie de complicaciones tanto internas como externas. Nos dimos cuenta qué tan difícil es mantener los ánimos de ti mismo y del equipo cuando haces algo en lo que realmente crees, sabes que es importante y te esfuerzas para que funcione, pero no da los resultados que esperas. Lo que es cierto, es que tuvimos muchos aprendizajes durante este año y queremos compartirlos.

Escucha el podcast aquí:

Episodio dos años de aprendizajes del podcast “Aprender es Crear”

Escuchar en otras plataformas

Una comunidad educativa

Una de las cosas que sin duda seguimos haciendo es explorar la educación y sus dificultades, viéndola de diferentes ángulos y perspectivas. Entendiendo qué es lo que realmente nos molesta de su forma actual y qué podemos cambiar. Si nos permiten decirlo de esta forma: estamos encontrando a nuestro verdadero enemigo. No buscando culpables, sino entendiendo el problema y acotando. No quejándonos, sino proponiendo un sin fin de soluciones hasta encontrar la correcta. 

Nuestra misión es apoyar en el desarrollo de habilidades practicas, ir más allá de la teoría y utilizar el conocimiento. Sabemos que esta tarea es un objetivo noble pero puede caer en idealismos ya que no existe una sola solución. Por lo que debemos generar una comunidad educativa donde estas ideas puedan ser discutidas, refinadas y aplicadas de forma contextual.

No todo fue tan sencillo estos dos años

Antes de poder enfrentar a nuestro enemigo nos dimos cuenta que existían muchos miedos y barreras en nosotros mismos. Miedos que no nos dejan fluir ni continuar nuestra labor. Este año nos enfrentarnos con algunos de ellos. Esto ha pasado porque todos los miembros de la fundación hemos tenido cambios en nuestras vidas: nos hemos mudado, cambiado de trabajo, incluso hemos tenido problemas familiares, lo que nos ha llevado a trabajar de forma distinta. Esto nos ayudo a utilizar mejor nuestro tiempo, pero nos causo cierta frustración e impaciencia que tuvimos que enfrentar durante un largo periodo de tiempo. 

Tuvimos que cerrar el centro de aprendizaje, ya que no era posible estar físicamente en el mismo lugar durante periodos de tiempo prolongados. Lo cual se sintió como un retroceso muy grande. Esto no solo detuvo las clases, sino que empeoró nuestra comunicación, puesto que no nos veíamos constantemente. Los ánimos bajaron porque trabajar cada quien por su cuenta y hablar de vez en cuando no era lo mismo que estar reunidos constantemente. Y justo después de eso, problemas familiares y económicos empezaron a surgir por lo que tuvimos que dirigir nuestra atención hacia ellos, dejando los proyectos de la Fundación en segundo plano.

No abandones tus objetivos

A mediados de año en una reunión de equipo, decidimos asistir a un congreso para retomar ánimos, escuchar los aprendizajes de otras personas y tener “algo” que esperar. Mientras tanto, seguimos trabajando a un menor ritmo pero de forma constante. Una de las ventajas de tener poco tiempo es que nos veíamos obligados a ser más eficientes, a dejar de hacer cosas que realmente no nos estaban funcionando y a centrarnos en tareas que dieran los mejores resultados en la menor cantidad de tiempo posible. Por eso mismo un sentimiento recurrente fue creer que no había mucho avance de forma constante. Nuestra paciencia fue puesta aprueba como individuos y como equipo.

Una nueva estructura

Hemos tenido que conversar sobre nuestro esquema de trabajo y reestructurarlo para que realmente nos ayude a conseguir nuestros objetivos y no solamente a rebotar ideas. Nos dimos cuenta de que cometimos el error de dispersar nuestros esfuerzos hacia diferentes objetivos y no estábamos trabajando como equipo. Tuvimos que pasar por varias platicas, por varios disgustos y desacuerdos para poder entender que lo que realmente hacía falta era combinar nuestros esfuerzos hacia un solo objetivo.

Esto nos obligo a simplificar los principios de la Fundación y volverlos más prácticos. Sentimos que estábamos cayendo en ser ideológicos: muchas ideas pocas acciones. Por lo que un cambio fue necesario para recordarnos a nosotros mismos qué es lo que hemos hecho y cómo lo hemos hecho. Principios que reflejaran nuestros logros y que nos ayudaran a retomar el rumbo.

También definimos una estructura matricial poco convencional, pero que se ajusta a nuestro estilo de trabajo. Ya hablaremos sobre ella en otro artículo con más detalle, lo que la hace distinta a los modelos tradicionales es que incluye, además de supervisores, asesores para cada proyecto, lo cual ayudo a mejorar la comunicación y a definir mejor nuestras tareas y prioridades. 

Logros y avances

Gracias a que logramos ser más eficientes en nuestros procesos, logramos publicar de forma constante el Podcast Aprender es Crear, esto fue algo que hicimos tanto por necesidad como por gusto, ya que queríamos sacar contenido valioso pero de una forma eficiente. Los vídeos nos tomaban mucho tiempo y el audio resultó ser un buen medio para poder crear de forma constante sin que el proceso  consumiera tanto tiempo. Seguiremos publicando vídeos de vez en cuando pero nos vamos a enfocar a la constancia del podcast. La herramienta que utilizamos actualmente para comunicarnos es WhatsApp, en donde a través de un grupo, compartimos qué es lo que estábamos haciendo durante la semana ya que no tenemos un lugar físico para compartir estas ideas. Si has seguido nuestro contenido gran parte de él ha sido extraído de nuestras conversaciones en dicho grupo. 

De la mano con esta auto-evaluación nos dimos cuenta  que la creación de la comunidad educativa es algo muy valioso y necesario que debemos continuar. Por ahora nuestros esfuerzos estarán localizados en Cuautepec y enfocados al desarrollo de contenido a nivel primaria, esto es con el fin de crear un espacio donde maestros, padres, directivos y alumnos puedan conversar abiertamente y compartir sus punto de vista.

Otro de los puntos que creemos importantes, es el desarrollo del pensamiento lógico matemático desde el desarrollo de habilidades prácticas; es decir, de habilidades que funcionen para hacer algo, por ejemplo: aprender a programar o adquirir habilidades mecánicas o electrónicas. Estas actividades, dirigidas al sector de escuelas primarias, estarán diseñadas para ser útiles en el contexto de cada estudiante, el reto es que tenemos hacer los aprendizajes entretenidos, divertidos y no algo aburridos o tediosos. Tenemos que cambiar la percepción de qué es la educación y nuestra comunicación estará enfocada a encontrar la forma adecuada de compartir esta idea.

Siguientes pasos

Al final del año pudimos conectar con nuevas personas, algunas se unieron al equipo y nos han ayudado a avanzar en los proyectos en los que habíamos estado trabajando, otras nos han ayudado a la definición y comprensión del problema.

A pesar de que fue un año en el que el día a día se sintió lento, viéndolo en retrospectiva, la verdad es que se lograron varias cosas y aunque no llegamos a los objetivos que nos habíamos planteado en un principio, aprendimos de los errores que cometimos y sentamos las bases para dar los siguientes pasos. Hoy nos sentimos más preparados para enfrentar los retos que intentamos resolver y estamos seguros de que el siguiente será un año de muchos aprendizajes nuevos.