Educación humanista

La educación humanista consiste en enseñar a las personas a ser humanos más reflexivos y críticos, haciendo a un lado el modelo educativo en donde el alumno solamente adquiere la información sin cuestionarla.

Los alumnos desde este enfoque tienen la posibilidad de tener un papel activo durante el proceso de aprendizaje, de igual manera el docente puede intervenir para apoyarlo en cuestiones relacionadas con sus intereses y así poder mejorar su desempeño. De acuerdo con Cabrera (2023), algunas ventajas que ofrece este modelo educativo de son:

  • Promueve el aprendizaje activo por parte del alumno
  • Se centra en el alumnado
  • Contribuye al bienestar social
  • Forma un alumnado con valores como la empatía, solidaridad, responsabilidad o respeto
  • Se trata de un proceso de enseñanza-aprendizaje basado en la libertad
  • Rechaza el autoritarismo o la mera consecución de contenidos intelectuales
  • Fomenta el aprendizaje al enfrentamiento de nuevos retos y la resolución de conflictos
  • Se busca un aprendizaje personalizado
  • Favorece un entorno en el que se aprende a través de la experiencia donde el alumnado debe pensar, reflexionar, cuestionar, indagar, proponer y hacer

Enfoques de la educación humanista según autores

Fernández, D., (1999). ¿Qué es la educación humanista? Aportaciones y pendientes

La educación humanista utiliza los elementos informáticos, pero los considera insuficientes y busca complementarlos mediante un cuestionamiento profundo directo. Además, no se limita a fomentar el desarrollo de la razón, sino que potencia capacidades no estrictamente racionales para percibir y transformar la realidad. Ayuda a intuirla, recrearla, disfrutarla y adivinarla, reconociendo la importancia de estas capacidades en la vida. Ejemplos de esto se encuentran en teorías como la de la inteligencia múltiple, la filosofía zubiriana que aborda la inteligencia sintiente o la sensibilidad inteligente, así como los descubrimientos psicológicos sobre la parte derecha del cerebro.

En tercer lugar, es crucial recordar que la esencia de toda enseñanza plantea la interrogante ética sobre los valores, el destino del ser humano y el ejercicio responsable de la libertad. Reconocer que el “otro” forma parte de nosotros, en palabras de Octavio Paz, representa una tarea fundamental en la educación humanista y constituye un pilar esencial de cualquier código moral. Un enfoque humanista educativo conlleva comprender nuestra propia vulnerabilidad y apertura innata hacia los demás; así como la responsabilidad que llevamos ante los “otros” que vendrán en el futuro y la dignidad compartida de todos los seres humanos.

García Fabela, J. L., (s.f.). Que es el paradigma humanista en la educación y Carl Rogers

En el ámbito educativo, destacan varios humanistas notables, como Tomás Campanella, quien en “La ciudad del Sol” aboga por la educación como medio para elevar la condición humana. Francisco Rabelais, a través de “Gargantúa y Pantagruel”, promueve una educación práctica, mientras que Montaigne propone una formación que moldee individuos libres de prejuicios. Juan Luis Vives, en “El Tratado de la Enseñanza”, considera la sabiduría como guía y ve al maestro como un amoroso guía. Desde la perspectiva existencialista, el humanismo aborda la personalidad humana como una construcción constante influenciada por elecciones y decisiones frente a diversos aspectos de la vida, incluyendo valores éticos, relaciones afectivas y aspectos físicos inherentes. Hernández Rojas destaca la integralidad de la personalidad humana y su desarrollo en el entorno interpersonal y social.

A continuación, te compartimos un vídeo de la Universidad a Distancia de Madrid, (2017) en el que podrás identificar otros rasgos sobre este enfoque educativo:

Universidad a Distancia de Madrid, (2017). Historia de la Educación – Humanismo Pedagógico. La Educación durante los Siglos XV y XVI. YouTube.
Scroll to Top